jueves, 23 de junio de 2011

Princesas




Se levantó de la cama. La noche anterior se había quedado dormida, rendida, con la luz encendida. Aún no había salido el sol, aún brillaban las estrellas y la luna seguía estando torpe en el juego del escondite: tras la silueta de aquel alto rascacielos recogía sus vestidos.

Esa noche había soñado lo mismo de siempre: una pasarela, un mar de flashes y ella erigida en princesa de la noche.

Se postró, como acostumbraba, ante el espejo y subió a la báscula. Se sintió feliz, al fin había alcanzado el peso esperado: 21 gramos.

Salió al pasillo y antes de cerrar la puerta miró la cama donde descansaba aquella mujer que no llegó nunca a sentirse princesa.

2 comentarios:

feanorknd dijo...

Esta entrada me ha encantado... gracias por ella.. el dibujo que la acompaña tambien está increible.. ¿cual es su origen?

Medina dijo...

Muchas gracias feanorknd, me alegra sobremanera que mi microrrelato te haya gustado. De la imagen no te puedo decir nada, pues ignoro su nombre así como el autor de la obra. La vi en la red y la enlacé para ilustrar la entrada. Gracias. Paz y bien.